7 Consejos para superar el miedo a un nuevo trabajo

Ingresar en el mundo del trabajo es uno de los grandes desafíos de la vida adulta. Descubre los 3 miedos que debes superar al enfrentar por primera vez una búsqueda de trabajo.

El alto nivel de competitividad del mundo profesional en la actualidad puede resultar sumamente intimidante. Por más formación universitaria que haya obtenido, cualquier recién graduado entiende el gran desafío que implica ingresar por primera vez al mercado laboral.

Llegada esta instancia es completamente normal sentir ansiedad e incluso algunos temores. Lo importante es poder a enfrentarlos y confiar en nuestras capacidades; nunca olvides que todos tenemos algo único que ofrecer.

Para ayudarte en este camino, te compartimos 7 Consejos para superar el miedo a un nuevo trabajo:

job search 

1. Reconoce el punto en el que estás

El problema no es que no tengas trabajo, es que tienes tantas ganas de tenerlo como miedo de encontrarlo.

¿Lo haré bien?, ¿seré capaz? ¿me adaptaré? Esas dudas que cualquier persona se plantea cuando tiene que hacer algo por primera vez o cuando tiene que empezar en un nuevo trabajo, tú lo has convertido en miedos que te paralizan.

Te alertan de que, para no fracasar es mejor no ponerse a prueba y estás cavando tu propia tumba. No buscas trabajo; mandas currículums con la esperanza de que caigan en saco roto y no te llamen; no acudes a las entrevistas; y/o rechazas puestos de trabajo.

Reconócelo. Sin medias tintas y sin excusas. No es la crisis, no es la falta de trabajo. La razón que te mantiene en la situación en la que estás es el miedo a no saber, a no valer, a fallar, a sentirte inútil, a que los demás lo sepan.

2. Acéptalo. Acéptate

Nadie elige sus miedos ni quiere pasarlo mal. Por la razón que sea (-no importa cuál-) te asusta enfrentarte a un nuevo trabajo y lo que ahora toca es buscar la manera de derribar esa barrera, no darte de cabezazos contra ella.

El enfado, la lucha, la culpa y el reproche por ser o sentirse así, de poco sirven.

3. No te obsesiones con ello

Tener miedo al trabajo no es una dificultad tonta que se vaya a solucionar por sí sola ni que no tenga importancia.

Tienes que responsabilizarte y saber que vas a tener que poner mucho de tu parte para darle la vuelta al problema, pero no dejes que invada todo tu tiempo y tus energías.

La vida tiene muchas etapas. El trabajo es sólo una de ellas y no tiene por qué contaminar y ensombrecer las otras (familia, amigos, pareja, ocio, aficiones, estudios, descanso…). Da a cada cosa su espacio. Si tu vida laboral va en picada, al menos, date permiso para desconectar y disfrutar de lo que sí que tienes y sí va bien.

Desde la preocupación y la angustia, con el agobio metido en el cuerpo, no se encuentran soluciones.

4. La oportunidad es ahora

Decir “todavía no estoy preparado/a”, “lo haré cuando tenga más confianza en mí mismo/a”, “cuando esté más fuerte”, “cuando no tenga tantas inseguridades” o “cuando me vea capaz” es una sutil forma de autoengaño.

¿Por qué ahora no, pero después sí? ¿Qué va a ser diferente la próxima vez?.

La confianza en uno/a mismo/a no se consigue de un día para otro. Por desgracia no funciona así, sino en el orden inverso. Tienes que hacer cosas A PESAR de hacerlas con miedo. Y a base de hacer, de intentarlo, de equivocarte y de acertar, las cosas van saliendo y vas ganando de a poco esa seguridad.

Éste es tan buen o mal momento como cualquier otro.

5. Empieza por lo menos difícil

La única manera de vencer el miedo a volar en avión es: volando en avión. Pero ¿a qué a nadie se le ocurriría comprar un vuelo de Madrid a Tokio como primer viaje de prueba para superar ese miedo?

Pues aplica el mismo sentido común a tu situación. Hay trabajos que te van a exigir menos esfuerzo, que van más contigo, que te van a hacer sentir más cómodo/a.

En esto, sólo tú tienes las respuestas. ¿Qué cosas se te dan bien? ¿qué tipo de trabajos te gustan? ¿para cuáles te sientes más preparado? o ¿cuáles te dan menos miedo?.

Elabora una lista de posibles empleos y empieza a intentar –de verdad- encontrar oportunidades. Haz justo todo lo contrario a lo que has estado haciendo hasta ahora. Entrega currículums, acude a las entrevistas y no rechaces trabajos (cuando la única razón para hacerlo sea por puro miedo).

Como los aviones cuando alcanzan la velocidad de no retorno: una vez que te pones en marcha, es más difícil parar o salir huyendo.

Pero si no puedes saltar el muro, quizás tengas que rodearlo. Prueba con diferentes alternativas.

Busca trabajos de media jornada en lugar de 40 horas semanales. Eso te dará la oportunidad de exponerte a los miedos, pero te dejará margen para poder rebajar los niveles de ansiedad y volver al día siguiente con energía renovada.

6. Ni expectativas demasiado altas ni auto exigencias

Olvídate del “esta vez no puedo fallar” o el “es mi última oportunidad”. Si pones condiciones al cómo tienen que ser las cosas para estar bien, lo más probable es que termines sintiéndote mal porque no salga como esperas. Rara vez el camino es un camino de rosas.

Cuenta con que en ese nuevo trabajo tendrás días bajos, de recaídas, de inseguridades, de batacazos. Que habrá cosas que no dependan de ti (como las turbulencias en algunos vuelos -o los malos jefes-). Que cometerás errores y que la ansiedad aparecerá de nuevo en algún momento.

Cuando eso suceda, no entres en pánico, simplemente, recuerda que es parte del proceso. No se cambia de la noche a la mañana. Pero estás en ello.

7. Haz algo con tu tiempo

Mientras llega esa nueva oportunidad, no te quedes quieto/a. Peor que estar sin trabajo es estar sin hacer nada. Si te abandonas, si te recluyes en casa y te pasas las horas auto compadeciéndote de tu vida, se hará más grande tu sentimiento de inutilidad y será fácil caer en estados depresivos.

Aprovecha para llenar tus días con cosas que merezcan la pena, que te impulsen, que den sentido: Lee, haz ejercicio, aprende un idioma, sal a pasear por la naturaleza… Invierte en ti mismo.

¿Qué otras estrategias utilizas para hacer frente al miedo al trabajo? Cuéntanoslo en los comentarios y ayuda a otras personas. Siempre podemos aprender de lo que han hecho otros para superar la parte en la que nosotros estamos encallados.

Recuerda que si hablas inglés, puedes ser parte de nuestra familia aplicando en el formulario debajo.

Otras preguntas

Dejar un comentario